Posted by: iglhrc | May 25, 2012

Argentina ha aprobado la legislación de Identidad de Género más progresista de la existencia

Alejandro Nasif Salum, Secretario de Relaciones Internacionales – Federación Argentina LGBT, Docente Universitario, nos describe la ley nueva y los años muy largos de activismo coordinado que se logró con este proceso extraordinario.

Secretary of International Relations – Argentina LGBT Federation and  University Teacher, describes the new law and the years  long, coordinated effort of LGBT activists that led to this extraordinary progress.

En la noche del miércoles 9 de mayo el Congreso de la Nación Argentina sancionó la Ley de Identidad de Género y Atención Integral de la Salud para Personas Trans. Si bien es la primera vez que el Congreso reconoce los derechos de personas trans, la norma es probablemente la más avanzada del mundo en este sentido.

A partir de ahora, cualquier persona, sólo con la manifestación de su voluntad mediante una declaración jurada, podrá pedir en el registro civil la modificación de su sexo y nombre de pila en su documento de identidad y en su partida de nacimiento. A diferencia de lo que sucede en otros países, no necesitará de la intervención de ningún juez, ni de un diagnóstico médico, ni de testigos, ni tendrá que esperar un cierto plazo antes de que le concedan el cambio de documentación.

Además, tanto el sistema de salud pública como el privado deberán garantizar la salud integral de las personas trans, y para ello deberán cubrir los tratamientos hormonales o las cirugías de reasignación sexual o de adecuación corporal en general deseadas. Tampoco en este caso se necesitará de la intervención de la justicia ni de un diagnósitco de “disforia de género” o de un “trastorno de identidad sexual”. En este sentido, podríamos decir que el Estado Argentino ha despatologizado las identidades trans.

Incluso las personas menores de 18 años podrán acceder a la modificación de su documentación o a tratamientos de salud; sólo en el caso de la cirugía de reasignación, el Congreso decidió pedir la intervención de la justicia de menores.

Entendemos que si bien algunas de estas características se encuentran presentes en otra legislación del mundo, la ley argentina es realmente la única que tiene todos estos avances al mismo tiempo y en una sola ley que trata integralmente los derechos de las personas trans.

Leer más

En estos días todo el mundo pregunta “¿cómo lo lograron?”. No es fácil responder a esa pregunta, pero revisando lo ocurrido en los últimos años podemos comprender un poco mejor lo ocurrido.

La ley aprobada hace unos días no es la primera iniciativa que se presentó en el Congreso Argentino. En el año 2007 la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT) y la Asociación de Transexuales, Travestis y Transgéneros de Argentina (ATTTA) elaboraron junto a la diputada socialista Silvia Augsburguer el primer proyecto de Ley de Identidad de Género, que fue presentado en el Congreso con la firma de diputados y diputadas de varios bloques políticos. La ley preveía la formación de una oficina pública, formada por un equipo interdisciplinario de profesionales, que debía evaluar los pedidos de modificación de los datos en la documentación. Aún cuando esto podría parecer una ley conservadora en relación a la ley actual, ya en ese entonces se evitaba el requisito de un diagnóstico de disforia. La ley nunca fue tratada, y fue representada en el año 2009, sin ser tratada esta tampoco.

En el año 2010 la FALGBT y ATTTA presentaron una propuesta mucho más ambiciosa. Se desarrollaron dos proyectos de ley: uno relacionado con la documentación y otro con la atención integral de la salud. Ambas normas contenían todas las propuestas de la ley definitivamente sancionada. Tiempo después otras organizaciones de la diversidad sexual, organizadas en un Frente Parlamentario, presentaron una norma similar que juntaba ambas cuestiones en un mismo proyecto. Todas estas normas fueron unificadas en un único proyecto consensuado por las organizaciones de la sociedad civil y los diputados y diputadas que promovieron la modificación.

El impacto de la Ley de Matrimonio Igualitario

Pero sería difícil entender por qué una norma tan avanzada pudo ser aprobada sin tener en cuenta un hecho central. A mediados del año 2010 Argentina reconoció el derecho al matrimonio a las parejas de personas del mismo sexo. El debate parlamentario, social y mediático de la Ley de Matrimonio Igualitario instaló en la sociedad la cuestión de los derechos LGBT como algo que debía ser reconocido y protegido. Ya en ese entonces, los y las activistas de la FALGBT en cada intervención en los medios y en las redes sociales para defender el matrimonio igualitario insistíamos en la importancia de que el Congreso sancionara una Ley de Identidad de Género.

No se trataba de un simple eslogan. Estábamos convencidas y convencidos de que la Ley de Identidad de Género era mucho más importante porque las consecuencias que tendría sobre la vida de las personas trans serían enormes. Sin embargo, era una ley mucho más difícil de explicar a la sociedad, mucho más compleja, llena de detalles, tecnicismos y teoría queer. El matrimonio igualitario, en cambio, era muy simple: “queremos los mismos derechos, con el mismo nombre”, insistíamos.

Días atrás, luego de la sanción de la Ley de Identidad de Género, mientras celebrábamos, reflexionábamos: si la Ley de Identidad se hubiese tratado hace unos años, deberíamos haber negociado cada punto, y seguramente habríamos obtenido una ley mucho más conservadora. Lo fundamental fue haber instalado la cuestión en la opinión pública durante todos estos años.

Sin embargo, eso no fue todo. Tanto en la Ley de Matrimonio Igualitario como en la Ley de Identidad de Género, la FALGBT organizó una campaña que apuntaba a obtener la respuesta, el compromiso y el trabajo de los tres poderes del Estado.

El Senado, la Cámara de Diputados, la Corte, el Gobierno y la opinión pública

Mientras las leyes se presentaban una y otra vez en el Congreso, se buscaban legisladoras y legisladores aliados en el Senado y la Cámara de Diputados que realmente se comprometieron con la causa y trabajaron fuertemente para esta sanción. También se organizó una campaña de recursos de amparo en la justicia, pidiendo el reconocimiento de la identidad.

Hacía ya varios años que la justicia argentina venía reconociendo cambios de sexo y nombre en el documento; esto ocurría tras mucho tiempo, con la intervención de médicos, psicólogos y peritos que realizaban un sinfín de entrevistas y pruebas algunas veces claramente invasivas, y recién luego de un largo proceso se otorgaba la posibilidad de modificar la documentación. Pero en 2010, la FALGBT y ATTTA iniciaron una campaña de recursos de amparo en los que se pedía explícitamente que no se requirieran diagnósticos médicos ni ningún otro tipo de pruebas más que la manifestación de la voluntad de la persona involucrada.

Varios jueces y juezas dieron una respuesta afirmativa, y desde el comienzo de esa campaña hasta la sanción de la ley muchas personas vieron reconocida su identidad por esta vía. Estos reconocimientos judiciales tuvieron un efecto pedagógico y político muy importante. Por un lado, el reconocimiento de la identidad en estos términos por parte de la justicia en reiteradas ocasiones representó una fuerte presión para el Congreso: resulta muy difícil sancionar luego una ley que sea mucho más conservadora que lo que los propios jueces y juezas ya están reconociendo y afirmando que la Constitución garantiza. Algo similar había ocurrido con el Matrimonio Igualitario: ¿cómo inclinarse por la opción de una “unión civil”, cuando la justicia ya había reconocido el derecho al matrimonio a diez parejas del mismo sexo?

La opinión pública

Pero tal vez el efecto más importante de la campaña de amparos judiciales haya sido su efecto pedagógico en la opinión pública. Cada uno de ellos (y en especial los primeros) recibían mucha atención de los medios y eran así una gran oportunidad para que los y las activistas explicáramos a la sociedad la importancia del reconocimiento de la identidad de género autopercibida, por qué no debía requerirse un diagnóstico médico y otras cuestiones. Debo decir, que resultaba sorprendente escuchar periodistas usando términos como “identidad autopercibida”, “despatologización” o “expresión de género”, entre otras.

Aquí también fue muy importante el desarrollo de una “Guía para Comunicadores y Comunicadoras sobre Identidad de Género” (http://www.lgbt.org.ar/archivos/folleto_identidad2_web.pdf), que desarrollamos especialmente intentando instruir a los y las periodistas para que utilizaran un vocabulario adecuado, entendiendo que eso también influiría en el resto de la sociedad. Durante la campaña por el matrimonio igualitario ya habíamos percibido que muchas veces las y los periodistas apoyaban nuestra causa pero no tenían herramientas ni conocimientos para defenderla. En ese entonces desarrollamos un pequeño material con argumentos que resultó muy útil, y por eso hicimos luego lo mismo con la cuestión de la Identidad de Género.

Todo esto fue instalando poco a poco la cuestión en el debate público como algo que debía ser modificado. La situación de particular vulnerabilidad que buena parte del colectivo trans enfrenta en la Argentina agregó una cuota de urgencia a la cuestión, pero en el fondo creo que logramos convencer a la sociedad, al Congreso, a la justicia y al gobierno de que lo que estaba en juego era el derecho a la identidad, a ser quien uno/a es, y a recibir una atención integral de la salud.

El gobierno

Simultáneamente, fuimos contactando a diferentes funcionarios y funcionarias del gobierno, obteniendo un importante apoyo en muchos casos. Por ejemplo, el Ministerio del Interior en el año 2011 tomó una resolución que autorizaba a personas trans (aún sin modificación de su nombre o su sexo) a tener una documentación con fotografías que respetaran el género autopercibido. Hasta ese entonces era usual que mujeres trans debieran recogerse el pelo y quitarse el maquillaje para dichas fotografías.

Por poner otro ejemplo, a fin del año 2011 el Ministerio de Seguridad ordenó a todas las fuerzas de seguridad respetar la identidad de género tanto de personas detenidas como del personal de la fuerza. Todo esto generó también la sensación de que el gobierno estaba dispuesto a avanzar en el sentido y contribuyó a instalar el debate en la sociedad y en el Congreso.

Unidad entre la comunidad LGBT, sociedad civil, y activismo coordinado

Todo esto fue posible con el trabajo incansable de activistas de las organizaciones de la sociedad civil. En el caso particular de la FALGBT, estamos profundamente orgullosos y orgullosas de ser una red que nuclea a más de sesenta organizaciones de todo el país y que a la vez contiene a referentes y activistas del colectivo de varones gays, lesbianas, bisexuales y personas trans. Creemos que fue esta diversidad, en todo sentido, una de las claves del éxito que nos ha permitido realizar al mismo tiempo tareas tan diversas y complejas, y llegar a tener una ley que hoy nos enorgullece y dará un salto impensado en la calidad de vida de las personas trans.

Creemos que esa misma diversidad debemos obtener en el trabajo entre organizaciones de todo el mundo, para compartir experiencias, para establecer contactos, y para lograr que los avances obtenidos en unos países impulsen cambios en otros lugares del mundo.

Nos unen las mismas historias y las mismas causas, y seguramente es unidos y unidas en nuestra gran diversidad que lograremos el pleno reconocimiento de nuestros derechos y con mucho trabajo y con el paso del tiempo la igualdad social real plena.


Responses

  1. [...] “This law is the result of tireless work of activists and civil society organizations. The Federación Argentina LGBT (Argentina LGBT Federation) is deeply proud to be part of a network of 60 organizations from around the country made up of gay, lesbian, bisexual and transgender people. We believe that it was this diversity, in every sense, that was one of the keys to success that has permitted us to do this complex and diverse work and arrive to a law today that we are so proud of and provides an unimaginable leap in the quality of life for trans people.” More from Alejandro is available on our blog in English and Español [...]

  2. There are almost too many advantages to name for going to a cosmetic
    dentist. Just be vigilant on whom will you trust with the enhancement of your pearly
    whites. Equipment: You should make sure that the dentist has all that
    medical equipments that are must for dental implantation process.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 52 other followers

%d bloggers like this: